En el caso de los incendios forestales, por ejemplo, conocemos la topografía del terreno, el avance del fuego, la dirección y cambios que podría tener, asimismo apoyados con otras herramientas para poder medir la velocidad del viento y la presión atmosférica.