Una emergencia es toda situación de riesgo colectivo provocada por un accidente o incidente que requiere de una intervención inmediata y urgente para prevenir, paliar o neutralizar las consecuencias que pudieran sufrir las personas, los bienes y el medio ambiente evitando que se convierta en una catástrofe.

Una actuación coordinada llevada a cabo con los recursos idóneos es el pilar básico para el correcto funcionamiento de los equipos destinados a resolver dicha emergencia. Los medios destinados a conocer el estado exacto de la emergencia son esenciales para evaluar correcta- mente magnitud de la misma.

El empleo de la tecnología en las emergencias facilita la planificación, coordinación y evaluación de los riesgos, aportando a los profesionales encargados de estas situaciones herramientas que aumenten la seguridad tanto del personal como del medio.

En el caso de los incendios forestales, por ejemplo, conocemos la topografía del terreno, el avance del fuego, la dirección y cambios que podría tener, asimismo apoyados con otras herramientas para poder medir la velocidad del viento y la presión atmosférica.

NECESIDADES

1. Visión de la emergencia

2. Coordinación entre profesionales

3. Actualización de información relevante

4. Facilidad para compartirla

RECURSOS ACTUALES

1. Despliegue de medios humanos

2. Catálogo de medios y recursos

3. Tecnología básica

4. Acceso rápido a la información

LIMITACIONES

1. Bajo presupuesto

2. Escasos medios tecnológicos

3. Carencia de recursos locales

4. Voluntad política

BENEFICIOS

  • Actualización de datos en tiempo real: la capacidad de los distintos recursos tecnológicos aportan avances como la visión en tiempo real de lo que está ocurriendo en cada momento o la capacidad de compartir los datos entre profesionales.
  • Nueva perspectiva de la emergencia: aporta una perspectiva global de la emergencia pudiendo obtener imágenes y vídeos en alta calidad de elementos concretos. Además permite llegar a zonas de difícil acceso y obtener datos fiables para las labores de actuación.
  • Colaboración entre profesionales: permite difundir y compartir datos importantes a través de una capa colaborativa. El puesto de mando tendrá acceso a todo el trabajo realizado en la emergencia que haya sido compartido y podrá gestionar de forma sencilla las incidencias que puedan ocurrir.
  • Mejora la gestión: permite difundir y compartir datos importantes a través de una capa colaborativa. El puesto de mando tendrá acceso a todo el trabajo realizado en la emergencia que haya sido compartido y podrá gestionar de forma sencilla las incidencias que puedan ocurrir.
  • Eficiencia en el uso de datos: la existencia de una base de datos con toda la información espacial de cada zona permitirá conocer cada elemento del territorio y poder adelantarse en la manera de gestionar la emergencia y controlar las distintas variables.